Recorriendo la historia de la piratería

Un paseo por la historia de la piratería en Lanzarote fue lo que realizaron los alumnos de 2º de ESO durante su visita al Museo de la Piratería en el Castillo de Santa Bárbara ubicado en Teguise. Un recorrido que realizaron el 16 de marzo y en el que, acompañados de una guía, pudieron indagar y descubrir que Canarias fue, desde el descubrimiento de América, un escenario propicio para la piratería internacional que atentaba contra los intereses de la monarquía española; O que esta fortaleza de Guanapay es el producto de varias intervenciones que tienen sus inicios a mediados del S.XV cuando Agustín de Herrera y Rojas decidió hacer un refugio inexpugnable frente a los ataques piráticos que constantemente sufría Lanzarote.

21 mar. 2018

El alumnado conoció también que en 1618 el pirata Tabac Arráez y Soloman desembarcó en Arrecife al frente de una fuerza de 4.000 hombres que llegaron en una escuadra formada por 36 navíos, saquearon Teguise y se hicieron con cualquier cosa de valor, incluso la esfinge de nuestra Señora de Guadalupe. Además, obtuvieron un botín  de 900 personas, el secuestro más importante de la historia de la piratería de Canarias.

El interés del alumnado del Centro por las andanzas de los piratas se hizo patente desde un principio. La alumna de 2º ESO Amina manifestó: “me gustó mucho esta salida porque me pareció muy interesante aprender sobre los tipos de piratas que destacaron en esa época, aprender sobre la historia de Teguise con una explicación tan buena como la que nos dio la guía sobre el porqué habían creado los castillos de Lanzarote y para qué servían. Y, además, aprendimos que los piratas no eran todos malos sino que también los había buenos”

Por su parte, ell alumno Bo Hao opinó que “ha resultado una experiencia fascinante y muy interesante porque hemos podido conocer la trágica historia que escondía dentro de sus muros, el castillo de Santa Bárbara. Además de la propia historia de la villa de Teguise durante los años 1576 y 1586, año en que los ataques de piratas berberiscos destruyeron la villa. Lo que más me gustó fueron las increíbles maquetas a escala exhibidas dentro del museo, que reflejaban exactamente, el objetivo por el cual el museo fue declarado una figura jurídica dentro de la categoría de Bienes de Interés Cultural”.